El gobierno de Vitoria da Conquista, en Brasil puso en marcha un programa que integra un chip GPS en los uniformes escolares de las escuelas primarias. Con esta tecnología se pretende impedir que los 20 mil estudiantes entre los 4 a los 14 años se vayan “de pera” y así tenerlos monitoreados.

El chip es colocado por debajo del escudo de la institución o en alguna de las mangas. Cuando el estudiante no sigue el caminito de la escuela o llega tarde, los padres de familia son alertados por medio de un SMS.

La fabricación de los uniformes tuvieron un costo de USD$368.455 y se tiene previsto que para el 2013 abarque a los 43 mil estudiantes de las escuelas públicas locales entre los 4 a los 14 años. Por lo que el viejo pretexto de que un pariente se murió dejará de surtir efecto.

Anuncios