A finales del 2011 cuando la banda Aerosmith estadounidense terminaba su gira de conciertos por Latinoamérica todo hacía presumir que debido a las diferencias entre sus integrantes pondría fin a una prolija carrera musical. El grupo formado en 1970 en la ciudad de Boston se disolvería definitivamente.

Toda una falacia, puesto que luego de superar sus diferencias personales tras 8 años sin producir ningún nuevo sencillo, la banda regreso recientemente a los estudios de grabación para lo que será su decimo quinto disco de estudio, que llega luego de 8 años de ausencia. Su último disco fue Honkin’ on Bobo del 2004.

Los problemas de la banda iniciaron cuando Styeven Tyler acepto ser jurado de American idol, en el 2010, situación que causo disgusto del guitarrista Joe Perry, generando los rumores de la separación de la banda. Esas desavenencias se acabaron cuando Perry se presento en el show.

Pero no sólo estos problemas evitaron el retorno de Aerosmisth regrese al estuvo de grabación. Perry sufrió una grave lesión en la rodilla mientras que bajista Tom Hamilton sufrió cáncer a la lengua y Tyler tuvo que superar una adicción a los analgésicos.

A pesar de esos problemas días atrás Perry, confesó que cuando Steven acaba la grabación de American idol, se reúne al resto del grupo en un estudio cercano, en Los Ángeles, donde a menudo se quedan hasta las tres de la mañana.

Se dice que la grabación de este disco es un regreso a las raíces de Aerosmith. En cada reunión Tyler, Perry, Hamilton, el guitarrista rítmico Brad Whitford y el batería Joey Kramer, improvisan juntos. “Brad toca algo, y yo digo: ‘¿Qué? ¡Espera, espera, espera! ¿Qué ha sido eso?’. Y, de repente, nace una canción”, mencionó Perry.

Por su lado Tyler dijo sobre la nueva producción de estudio “Este disco no sólo nos trae de vuelta, se trata de una buena foto en blanco y negro de Aerosmith. Que le jodan al color. Esta es la banda que somos: o lo tomas o lo dejas. Creo que el mundo va a flipar con tanto rock”.

Anuncios