En el Festival de Cannes se estreno el remake de la película “Manic” protagonizada por Elijah Wood, que se convierte en un asesino serial caníbal sediento de sangre. Un rol mucho más violento del que tuvo en el filme Sin City, de Robert Rodriguez.

Dejando de lado por completo el rol de aventurero y bonachón con quien día vida Frodo en El Señor de los Anillos o el adulto desequilibrado pero bueno de la serie de FX “Wilfred”, se muestra como un ser violento y trastornado que no se contenta con matar.

Wood personifica a Frank, dueño de un almacén de maniquís, que al conocer Anna (Nora Arnezeder) una artistas que le pide ayuda para montar su nueva exposición, descubre que una faceta desconocida de su personalidad. Su gusto por asesinar de forma sumamente violenta.

Frank desatara una serie de violentos asesinatos macabros. No contento perseguir, acorralare y luego eliminar con un puñal a sus presas, satisfaciendo un gusto fetiche el asesino corta el cuero cabelludo a sus víctimas.

La primera versión de Maniac se estreno en los Estados Unidos en 1980, Fue dirigida por William Lustig y escrita por Joe Spinell y C.A. Rosenberg. Joe, en ese entonces se encargo de dar vida al asesino serial ahora interpretado por Elijah Wood.

El filme ahora dirigido por Franck Khalfoun, adaptada con un nuevo guión por Alexandre Aja y Gregory Levasseur, llegaría a las pantallas de cine a finales del años.

Anuncios